Con la llegada del verano, muchas personas se sienten más motivadas y dispuestas a hacer ejercicio. De hecho, entrenar en días calurosos tiene muchos beneficios: las articulaciones son más flexibles y los músculos menos rígidos, lo que reduce el riesgo de hematomas y lesiones. 

Lea también: 5 consejos para entrenar desde casa

En climas más fríos, se necesita mucha más energía para mantener el cuerpo caliente, por lo que hay menos energía disponible y menos fuerza para hacer ejercicio. 

Por lo tanto, puede haber una caída en el rendimiento y el gasto calórico. 

Si bien la actividad física en verano tiene sus beneficios, es necesario tomar algunas precauciones para no perjudicar tu salud. Muchas personas terminan sintiéndose enfermas por no seguir las recomendaciones. 

Hidratación 

En el calor perdemos mucho líquido con el sudor, ya que este es un mecanismo para regular nuestra temperatura. Por ello, es muy importante hidratarse antes y durante la actividad física, con abundante agua y, si es necesario, isotónica, para reponer las sales minerales perdidas durante el ejercicio. 

Quienes entrenan en un día de calor muy intenso y no se hidratan pueden sentir náuseas, dolor de cabeza e incluso desmayos. 

Alimentación ligera 

La alimentación debe ser ligera, por lo tanto, opta por frutas, zumos, snacks naturales, agua de coco, etc. Y recuerda: nunca dejes de comer al menos 1 hora antes del entrenamiento, para evitar una caída de la presión arterial o de la glucosa en sangre. 

Ropa adecuada 

El uso de ropa ligera con un tejido adecuado para absorber la transpiración puede mejorar el rendimiento y retener menos calor corporal. 

Lugares ventilados 

Como las temperaturas a final de año suelen ser bastante elevadas, también es importante elegir un lugar más ventilado para entrenar, por ejemplo: gimnasios con ventilación de aire, parques con árboles o incluso en el patio trasero, bajo una sombrilla. 

Si puede elegir una hora, prefiera el período antes de las 10:00 o después de las 17:00. Estos son los mejores momentos para hacer ejercicio cuando el calor es menos intenso debido a la luz solar. 

También es muy importante prestar atención a las señales de tu cuerpo. 

¡Practica actividad física de forma moderada y respeta los límites de tu cuerpo! 

Para los adultos mayores y las personas con hipertensión, diabetes, problemas cardíacos y obesidad, la atención debe ser aún mayor. La hidratación y la moderación en la intensidad del ejercicio son fundamentales para mantener el bienestar durante la actividad física en los días calurosos. 

¡Mantén los cuidados necesarios y disfruta del clima para hacer ejercicio!

Artículo escrito por TotalPass Brasil Prática de atividade durante o verão: saiba os cuidados necessários